INFORME DE
RESULTADOS 2021

PREFACIO

Luego de atravesar un escenario de profunda alteración de todos los aspectos de la realidad provocado por los efectos de la pandemia de COVID-19, el país inició, en el 2021, el regreso a una senda de relativa normalidad. Se ha realizado un importante esfuerzo para reactivar la economía y recuperar los logros de varias décadas de crecimiento, inclusión y transformación social. En el campo político, en el 2021 se vivió el cierre de un ciclo electoral clave, que permitió la superación de la crisis político-institucional de 2019-2020.

En este escenario, el Sistema de Naciones Unidas (SNU) en Bolivia, a través de la acción coordinada de las agencias, fondos y programas, ha adaptado su trabajo para dar respuestas eficaces ante un nuevo y cambiante contexto. De manera particular, esto significó la adaptación del Marco de Complementariedad de Naciones Unidas para el Vivir Bien en Bolivia 2018-2022 en función de las prioridades más urgentes, en un entorno diferente al de los inicios de su implementación.

En alianza con numerosos socios del Gobierno y de la sociedad, el trabajo del SNU se concentró en tres frentes simultáneos: i) apoyo al fortalecimiento del sistema sanitario para la implementación del Plan Nacional de Vacunación anti COVID-19 y restablecimiento de servicios esenciales, incluyendo la provisión de vacunas a través del Mecanismo COVAX, una ambiciosa estrategia de comunicación para promover la aceptación de la vacunación, y atención a las necesidades de los grupos en situación de vulnerabilidad durante la pandemia; ii) contribución con capacitación a docentes, protocolos e insumos de bioseguridad, y alimentación para un retorno seguro a las escuelas; y iii) continuidad de la Iniciativa de la ONU para la Consolidación de la Paz en Bolivia, a través de asistencia electoral durante las elecciones subnacionales, generación de espacios de diálogo para el reencuentro social, y acompañamiento a las prioridades de reformas estructurales delineadas por el nuevo Gobierno, entre las que destaca el proceso de reforma de la justicia.

Durante los últimos dos años, la crisis múltiple –política, sanitaria, económica– obligó al país a atender los problemas de carácter inmediato y urgente. Al mismo tiempo, las crisis suelen ofrecer una oportunidad para relanzar aspectos clave del desarrollo con miras al largo plazo. Bajo esta premisa, el nuevo Gobierno lanzó, durante el último trimestre de 2021, el nuevo Plan de Desarrollo Económico y Social (PDES) 2021-2025, cuyo propósito central es la recuperación económica con inclusión social. Sus ejes se concentran en la diversificación económica con sustitución de importaciones dirigida a la generación de excedentes para financiar un ambicioso programa de inversiones en las áreas sociales, productivas y de infraestructura. Asimismo, el PDES otorga prioridad a la reducción de desigualdades y brechas en el acceso y calidad de los servicios básicos, en especial salud y educación, la digitalización de la gestión pública, la reforma de la justicia, un manejo sostenible de los recursos naturales y el combate decidido en contra de toda forma de violencia, en especial de género, entre otras prioridades. Complace observar que las prioridades nacionales expresadas en el nuevo PDES coinciden con las principales áreas de trabajo del SNU, guiado por la premisa de “no dejar a nadie atrás” y en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible delineados en la Agenda 2030.

Hacia adelante, el SNU se prepara, durante el 2022, para la elaboración del nuevo Marco de Complementariedad, cuyo carácter distintivo será el de acompañar al país a enfrentar nuevos e importantes desafíos con innovación y orientación de futuro. Ello implicará un trabajo coordinado con las autoridades del Gobierno central, Gobiernos Subnacionales, el sector privado, los socios del desarrollo y la sociedad civil, en concordancia con las prioridades nacionales.

El presente informe recoge los resultados del trabajo del SNU y sus aliados en 2021, a quienes agradecemos por el trabajo conjunto y por la oportunidad de seguir acompañando a Bolivia para abordar los desafíos impuestos por la pandemia, pero con la imaginación puesta en cómo delinear un nuevo comienzo.

Susana Sottoli
Coordinadora Residente
Sistema de las Naciones Unidas en Bolivia

EQUIPO PAÍS
DE LAS NACIONES UNIDAS EN BOLIVIA

El Equipo País de las Naciones Unidas está compuesto por agencias, fondos y programas residentes en Bolivia, así como por entidades cuyo mandato incluye Bolivia, pero que operan desde sedes regionales o subregionales. Esta conformación responde a uno de los principios de la Reforma de Naciones Unidas, es decir, poner a disposición de los países los saberes, recursos y personal más relevantes y necesarios para acompañar las prioridades nacionales, sin distinción de su localización geográfica. Esto permite al Sistema de las Naciones Unidas contar con un mayor espectro de acción y capacidad de respuesta a las necesidades de cada contexto.













ASOCIADOS CLAVE
DE LAS NACIONES UNIDAS EN BOLIVIA

El Sistema de Naciones Unidas en Bolivia trabaja con una amplia variedad de aliados y socios estratégicos para avanzar en la implementación del Marco de Complementariedad 2018-2022 y para la aceleración de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible; a saber, todos los niveles de gobierno y poderes del Estado Plurinacional de Bolivia, organizaciones de la sociedad civil, academia, sector privado y la cooperación internacional.

Te invitamos a descargar la versión en PDF del Informe de Resultados 2021 para consultarlo en cualquier momento

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales para conocer más sobre nuestro trabajo: